Quienes llevamos años trabajando en el territorio de Ñuñoa e integramos el equipo de trabajo de este espacio local, socialistas e independientes, tenemos claro que la unidad de las fuerzas transformadoras es indispensable para la construcción, desde los espacios de representación política, de políticas públicas que tengan en su centro a las y los trabajadores, a las familias más pobres, a los oprimidos y oprimidas y a las disidencias. Lo tuvimos claro en 2013, lo tuvimos claro en 2017 y lo tenemos aún más claro hoy, cuando la unidad es indispensable para construir una sociedad de derechos que parta desde la nueva Constitución.
La articulación de grandes mayorías debe partir con hechos concretos, que nazcan desde los espacios locales a través del trabajo conjunto de las fuerzas políticas. Esto no se trata de nombres, de candidaturas, de movimientos ni de pactos, sino de la voluntad de tener en vista el objetivo de mejorar la vida de las personas, sin dejar a nadie atrás.
Para construir estas transformaciones en el espacio local, debemos estar dispuestos y dispuestas a dejar de lado los personalismos, y ponernos a disposición de la ciudadanía, para construir un programa conjunto de medidas esenciales, y permitir a los ñuñoínos y ñuñoínas expresar una vez más mediante el voto, quién nos representará en la elección municipal.
Por eso invito a todos y todas quienes sientan necesario construir una nueva Ñuñoa como parte del proceso para construir un nuevo Chile a trabajar juntos y juntas, en un programa común de todas las fuerzas transformadoras e ir unidos a primarias abiertas comunales, para que la ciudadanía decida quién nos representará en la recuperación de las buenas prácticas y la construcción de un mejor futuro para nuestras familias.
Por tu familia, por tí y por Ñuñoa, Primarias Abiertas y nada más.
Paula Mendoza.