Cada 11 de septiembre la comunidad ñuñoina se congrega en torno al Estadio Nacional encendiendo velas en conmemoración de las víctimas de violaciones a los Derechos Humanos en la dictadura militar, uno de los períodos más cruentos de nuestra historia reciente.

«Mantener la memoria es una tarea que nos corresponde a todos, venir cada año es es reparador, llenar este Estadio de luz, de velas, de consignas y de futuro nos permite transmitir que nunca más en Chile se vuelva a instalar la violencia y el abuso como política de Estado» dijo Paula Mendoza quien asistió junto a su familia a la ya tradicional velatón del 11 de septiembre en el Estadio Nacional.