Hoy 31 de enero de 2021, he tomado la decisión de deponer definitivamente mi candidatura a la Alcaldía de Ñuñoa. Lo hago como un gesto concreto en favor de la unidad opositora y sobre todo, de las y los vecinos de mi querida comuna, con la esperanza de que podamos recuperar una gestión municipal participativa y transparente, progresista, innovadora y solidaria, comprometida con la historia y el patrimonio de este hermoso territorio.

No obstante ser la concejala más votada en las últimas dos elecciones municipales y al trabajo de una década como dirigenta social y política, he constatado que nuestra dispersión en la oposición persiste. Ello, a pesar de mi permanente empeño por lograr una candidatura única a través de un mecanismo participativo como son las primarias y luego a través de innumerables intentos por conseguir con las demás candidaturas opositoras la disposición a concordar una opción unitaria para enfrentar la elección del mes de abril.

Lamentablemente y más allá de las declaraciones, no hubo gestos concretos que viabilizaran esa voluntad. Hoy doy este paso, por mi responsabilidad con los y las vecinas de Ñuñoa, justamente por ser la candidata más votada en las pasadas elecciones. Invito a las y los demás candidatos a perseverar en la búsqueda de la unidad opositora.

La política que esperan los y las chilenas se hace con gestos concretos más que con declaraciones. El Chile que queremos, como dijo nuestra candidata Presidencial Paula Narváez, se hace dando el máximo esfuerzo por lo que necesitamos y no en la medida de lo posible.

Seguiré comprometida con mi comuna y sus habitantes, pero desde otros roles. Luego de mi decisión, hemos resuelto, de común acuerdo con la dirección del Partido Socialista, que a partir de este momento me integro a la campaña de nuestra futura Presidenta, para tener un Nuevo Chile más justo y solidario, un Chile que se construya desde lo local y regional, con participación real y con rostro de mujer.

Documento en PDF

Paula Mendoza B.