Declaración Pública, concejalas de Ñuñoa, ante violencia machista del concejal Jaime Castillo

Ante la violencia machista del concejal Jaime Castillo en contra de las concejalas de la comuna de Ñuñoa en la sesión extraordinaria del 8 de noviembre del 2018, declaramos:

Rechazamos el permanente hostigamiento del concejal Castillo a las concejalas firmantes, a través sus interrupciones a nuestras opiniones, haciendo callar a gritos, adjetivando en nuestra contra diciendo que usamos nuestra condición de mujeres a la hora de presentar nuestras posturas políticas, falsas acusaciones de ignorancia respecto a las materias discutidas en Concejo Municipal de manera reiterada, burlas, deslegitimación de opiniones realizando agresiones de carácter sexista. En definitiva, naturalizando la violencia hacia las mujeres desde su posición de autoridad comunal.

Esta vez, el concejal nos interpela a micrófono abierto diciendo “Mañana voy a venir con minifalda”, haciendo alusión a que las concejalas de esta comuna nos hacemos escuchar a través de mostrar o no atributos físicos, y remata con la frase “Reserva tu condición de fémina para otros contextos”, desligitimando de plano cualquier cosa que podamos decir o hacer, ya que nuestra condición de mujeres -desde su mirada- nos excluye de espacios políticos como es en este caso el Concejo Municipal y desconoce de paso nuestra investidura de Autoridades Comunales, democráticamente electas.

El concejal en cuestión tiene a su haber denuncias por acoso sexual, lo que hace pensar que existe un patrón de conducta de menosprecio a las mujeres. Durante años algunos hombres han abusado de su condición de privilegio, enarbolando un supuesto derecho a oprimir a las mujeres -tanto en el espacio privado como público-. Como sociedad no podemos avanzar tolerando esa mala práctica, lo hemos visto en las miles y miles de mujeres que se han movilizado. Como Concejalas  no estamos dispuestas a tolerar que se siga reproduciendo esa conducta patriarcal por parte de uno de nuestros pares porque la violencia contra las mujeres debe terminar aquí y ahora.

Creemos que no solo es un insulto hacia nosotras, sino que también a todos aquellos y aquellas que han visto en nuestras personas, representantes de sus aspiraciones por una mejor comuna. La legitimidad que cada una tiene se debe al trabajo realizado, al compromiso permanente con la comunidad, sus demandas y necesidades, y al trabajo que día a día realizamos con la intención de generar las mejores condiciones de vida para nuestros vecinos y vecinas: ello merece respeto.

El debate, el intercambio de ideas y la disputa política son valores que rescatamos y esperamos se profundicen cada día más en nuestra democracia. Es por eso que no permitiremos que personas como el Concejal Jaime Castillo Soto disfrace su misoginia como diferencia política, cuando en el fondo tiene arraigado un profundo odio de género que no le hace bien ni a él ni a la democracia, menos a Ñuñoa o al país.

Alejandra Placencia – Paula Mendoza – Emilia Ríos